Tras un arduo trabajo en los últimos 10 años, que implicó un cambio en la cultura organizacional, la Funeraria consiguió un lugar destacado en el reconocimiento Great Place to Work 2021. “Estamos muy contentos y orgullosos porque este tipo de reconocimiento es pionero en nuestro rubro y llega en tiempos donde nuestro personal ha estado sometido a una fuerte exigencia debido a la pandemia”, dice el gerente general, Juan Andrés Fuentealba.

Funeraria Hogar de Cristo fue reconocida esta semana como uno de los mejores lugares para trabajar, alcanzando el lugar 18 del ranking Great Place To Work para la edición 2021 en la categoría de organizaciones hasta 250 colaboradores. Con esto, se contituye como una empresa de excelencia respecto a sus estándares de clima laboral y relacionamiento con sus trabajadores, ya que este premio mide la percepción de las y los colaboradores del ambiente laboral en organizaciones del país y de todo el mundo.

El camino de la funeraria para llegar a este reconocimiento no ha estado exento de dificultades. Hemos vivido momentos complejos de clima laboral, pero ellos nos han servido como aprendizaje e instancia para mejorar y crecer en el relacionamiento con sus trabajadores. “Nos propusimos reconstruir la cultura organizacional y enfocarnos en las personas. Se requirió de la voluntad de todo el equipo, recursos y miradas a largo plazo. También tuvimos que reconstruir confianzas en muchos casos, lo que no fue fácil, pero este resultado del Great Place to Work nos deja la convicción de que hemos cimentado un buen camino”, explica Juan Andrés Fuentealba, gerente general.

Un eje fundamental para la reconstrucción de esta identidad fueron los principios inspiradores del Padre Hurtado y el Hogar de Cristo que hace casi 70 años guían el trabajo de la funeraria.  “Este proceso de cambio estuvo inspirado en la compañía que entregamos a las familias, en el homenaje a sus seres queridos, en la despedida digna que todas las personas merecen. Ahí ha estado nuestra diferencia”, afirma el gerente general de FHC. Y agrega: “Este reconocimiento nos llena de orgullo, porque no solo logramos transmitir nuestra vocación de servicio a las familias a las que atendemos, sino que también hemos podido transmitir nuestros valores al ambiente laboral en el que nuestros trabajadores se desempeñan”.

El esfuerzo por dignificar y generar una nueva imagen del trabajador funerario, centrada en el orgullo de la labor que realizan día a día, también ha sido reconocida en otras instancias. Además del reconocimiento como un gran lugar para trabajar, Funeraria Hogar de Cristo ha sido destacada dos años consecutivos por la National Funeral Directors Association (NFDA) de Estados Unidos como una funeraria de excelencia. Junto a esto, la empresa cuenta con la certificación de Empresa B. Esta certificación le valió ser galardonada con el premio internacional de empresas B “Best for the World“, que fue recibido en 2021 a raíz de su desempeño en el área Comunidad, por el compromiso a través del programa “Dignifica”, que entrega una despedida digna a mortinatos y nonatos, servicios gratuitos a personas en situación de calle y la entrega de aportes permanentes a la Fundación Hogar de Cristo.

Fuentealba agrega que “estamos muy contentos y orgullosos porque este tipo de reconocimiento pionero en nuestro rubro llega en tiempos donde nuestro personal ha estado sometido a una fuerte exigencia debido a la pandemia. Esto nos motiva a seguir adelante para entregar una despedida digna a aquellos que ya no están con nosotros y también continuar con el trabajo cercano y comprometido que realizamos en conjunto con nuestros colaboradores, a quienes les agradecemos de corazón su labor y entrega”.

Los trabajadores de la Funeraria Hogar de Cristo dicen que valoran el clima laboral, la cercanía y el poder crecer profesionalmente. Pablo Ormeño, asistente de Servicio de la Región Metropolitana, sostiene que “en los años que llevo he conseguido muchas cosas gracias a la Funeraria. Hay mucho compañerismo, somos una familia”. Mientras que Astrid Figueroa, asesora Integral de la RM, afirma que “para mí es un lugar que cumple con todos los requisitos necesarios para que podamos desempeñar nuestra labor”. En tanto, Eduardo Villagra, asistente de Servicio de Concepción, agrega que la Funeraria es un buen lugar para trabajar “porque me siento grato, acogido, me siento pleno, al poder ayudar a las demás personas”.