fbpx

¡Ojo con lo que les dices!

Los niños y niñas, sobre todo en sus primeros años de vida, creen absolutamente en lo que sus padres o adultos les dicen, ellos y ellas confían en que existe el Viejito Pascuero, el Conejto de Pascua o que un hada las dará un premio si se portan bien ¡solo porque sus padres se lo dicen!

Según un nuevo estudio realizado en niños de tres años, publicado en Psychological Science,  una revista de la Association for Psychological Science, encuentra que no solo confían en general. Confían particularmente en las cosas que la gente les dice.

En anteriores investigaciones ya se había demostrado que los niños de tres años son crédulos y el escepticismo no aparece hasta más adelante. Por esto la Universidad de Virginia, quería analizar más de cerca la confianza en este grupo de niños.

A través de su trabajo sobre cómo los niños pequeños aprenden el lenguaje, se interesarón en cual es su reacción en cuanto a lo que escuchan.  «¿Por qué están tan dispuestos a aceptar la palabra de otra persona? ¿Confían más en la información que se les dice que en la misma información que se les transmite sin palabras?

Se realizó un experimento que concluyó:

  • “Los niños han desarrollado un sesgo específico para creer lo que les dicen”.
  • “Es una especie de atajo para evitar que tengan que evaluar lo que dice la gente».
  • «Pueden ser más escépticos acerca de la información que se les brinda de otras maneras».

Es útil comprender los detalles de la naturaleza confiada de los niños; en este caso, comprender que creen lo que la gente les dice, pero que también tiene peso la información que se les entrega de diferentes maneras.

De este modo si a un niño o niña creerá si sus padres le dicen que es inteligente, capaz, valiente, hermoso(a), fuerte, etc. y aprenderá de esos estímulos positivos para posteriormente formar su carácter y personalidad como adulto.

Y si por el contrario las frases son negativas, y a un niño o niña le decimos que es tonto(a), feo(a), que es incapaz, malo(a), lento(a) etc. el pequeño(a) asumirá esto como su realidad.

Las palabras deben ser acompañadas con hechos constantes dentro del nucleo familiar, si existe una incongruencia en lo que se dice con lo que se muestra el niño se mostrará escéptico.

Los niños son nuestro reflejo, ellos y ellas aprenden de las palabras y de ejemplos que les damos ¡cuidémos a nuestros niños, son la esperanza de un mundo mejor!

Si quieres más detalles sobre la investigación visita el siguiente link https://n9.cl/f1xw

#Niños #Niñas #Familia #Chile #FunerariaHogardeCristo #ServiciosFunerarios #Agosto2020